.....He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la inmensidad de todo lo que existe...........
José Ortega y Gasset

En el verano de 2005 empezamos a construir este jardín, con la intención de crear un espacio lleno de naturaleza donde sentirnos a gusto y compartir con los nuestros.

Este blog nace en 2010 con la misma intención, compartir el jardín y una afición que me apasiona. LLeva el nombre de mi madre porque fué la linda y hermosa flor que lo inspiró y porque siempre la llevo en mi corazón

domingo, 29 de abril de 2012

La importancia de cubrir los suelos.

Galium odoratum
 Cubrir los suelos con plantas rastreras para mi es uno de los objetivos a perseguir en el jardín.
No es sólo cuestión de estética, que también, pero eso depende más de los gustos de cada uno, a mi personalmente no me gustan los espacios pulcros que dejan ver una tierra limpia sin vegetación, aunque veces es inevitable cuando se crean espacios nuevos.



No siempre es fácil conseguirlo porque lo que aparentemente parece tan natural puede invadir otras plantas ahogándolas en su crecimiento, por eso hay que tener cuidado con las cobertoras que se eligen y vigilarlas un poco de cerca para, si fuera necesario, hacer pequeñas limpiezas a su alrededor.
El Galium odoratum es de crecimiento rápido, tiene un verdor precioso y una floración blanca y diminuta muy bonita, pero puede resultar invasor. Si elegimos para él un espacio amplio y algo sombrío  irá de maravilla.

Mentha requienii
 Ya os hablé de esta menta en otra ocasión, es originaria de la isla de Córcega y tiene un aroma espectacular, va muy bien en un sitio fresco y sombreado... En nuestro jardín está situada en un sitio de paso
así cuando se la pisa... puede desprender su fragancia. Es muy fácil de controlar porque su crecimiento es lento.


Soleirolia

Soleirolia para ser pisada.



En las tres anteriores fotos se pueden ver pequeños espacios cubiertos con Soleirolia, una "perfecta" cobertora, dependiendo de para qué la utilicemos. Con esta planta hay que tener cuidado porque es una alfombra que lo va tapando todo. Es perfecta para cubrir un espacio grande y sombrío ya que se puede pisar con toda tranquilidad. A la vista es similar a la Mentha requieni, pero nada que ver, ésta no tiene aroma, por lo que solo con tocarlas podremos distinguirlas.




Otra manera de cubrir suelos es con plantas, que sin ser cobertoras, crean un manto de sombra que oculta el suelo.

Cubrir los suelos es muy importante en el mantenimiento y vida de una jardín. Con ello se consigue,
además de  un espacio más natural, crear pequeños hábitats que contribuyen a la proliferación de más biodiversidad, con lo que a sus vez se mejora la calidad del suelo y también ayuda a mantener la humedad evitando el calentamiento y la evaporación.


Aunque como os dije lleva tiempo  acertar con las plantas utilizadas yo lo intento en cada espacio y si no puedo con plantas recurro a cortezas, como debajo de este Ceanothus.  Por otro lado, cuando "jardineo" y me tropiezo con demasiadas piedras, las voy acumulando en montones bajo árboles y arbustos.. creando también una pequeña barrera a la evaporación y un nuevo "hotel" para algunos habitantes del jardín.