.....He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la inmensidad de todo lo que existe...........
José Ortega y Gasset

En el verano de 2005 empezamos a construir este jardín, con la intención de crear un espacio lleno de naturaleza donde sentirnos a gusto y compartir con los nuestros.

Este blog nace en 2010 con la misma intención, compartir el jardín y una afición que me apasiona. LLeva el nombre de mi madre porque fué la linda y hermosa flor que lo inspiró y porque siempre la llevo en mi corazón

viernes, 20 de julio de 2012

Jardines del Valle del Loira, Jardin de la Chatonnière.



Este es un mapa un poco especial,
es un mapa de jardines, y aunque no están ni mucho
menos todos los que hay, sí están algunos de los que 
no hay que perderse.


Nos dirigimos al Valle del Loira, en Francia
donde la malloría de los jardines pertenecen a un
castillo. 


Desde casa ya bastante predispuestos al
disfrute, ya que tratándose de ver jardines
éste, está garantizado.


Et voila el primero, el Jardin de la Chatonnière, en
la región Centre, departamento de Indre et Loire. 


Un jardín compuesto a su vez por doce jardines
temáticos, escalonados en terrazas.




La zona dedicada a las aromáticas, como siempre
atrae especialmente mi atención. 
Su cuidador me regaló unas cañas de una artemisia
que espero sobrevivan después de unos cuantos días en agua.






Este tipo de cierre, muy utilizado en esta zona, y también 
en la Bretaña desde muy antiguo, está hecho a base de
trenzado de sauce, pero con la peculiaridad, de
que  está vivo, y requiere de un mantenimiento
a base de podas. Se le denomina Osier vivant



Le potager, la huerta, con un diseño inspirado en los
de la edad media, con espacios rodeados de pequeños
setos de boj, es en este jardín relativamente nuevo.


Visto desde lo alto, puede apreciarse su forma
de hoja, donde las nervaduras son caminos de arena. 




Una zona  de vivaces frente al castillo
 denominada el Jardín de los sentidos.


Y este apacible espacio verde, llamado Jardín de la danza
esconde bajo su cesped, miles de bulbos de narcisos
blancos, que explosionan a comienzos de la primavera
formando dibujos florales. 
Una pena perdérselo, pero cada cosa a su tiempo.


Un jardín muy bonito y recomendable.
Creo recordar que fueron unos ocho euros
la entrada, sin limite de tiempo.
Hay agradables paseos alrededor del castillo
y por el bosque,
un sitio para perderse!