Invierno


.....He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la inmensidad de todo lo que existe...........
José Ortega y Gasset

En el verano de 2005 empezamos a construir este jardín, con la intención de crear un espacio lleno de naturaleza donde sentirnos a gusto y compartir con los nuestros.

Este blog nace en 2010 con la misma intención, compartir el jardín y una afición que me apasiona. LLeva el nombre de mi madre porque fué la linda y hermosa flor que lo inspiró y porque siempre la llevo en mi corazón

sábado, 27 de abril de 2013

Lavandas de floración temprana!!

Lavandula stoechas


Muy diferente a su pariente la Lavándula
oficinalis, la Stoechas o Cantueso tiene unos tonos
muy llamativos y un aroma más intenso.

Es muy florífera y si se le van quitando
las flores marchitas prolonga bastante
la floración.( Por otro lado eso hace que la
planta se esfuerce en esa tarea y su envejecimiento
es más rápido) Es verdad que las lavandas tienen
 una vida relativamente corta, 
al menos en "perfecto estado"pero
con las podas adecuadas la planta regenera 
su parte externa y lo agradece mucho.


Lavandula blanca





Esta es la misma Lavanda que encabeza en estos
momentos el blog, es blanca y azul, yo diría que es otra Stoechas pero no estoy segura y no logro identificarla.
 Sí que es bastante distinta a las que estamos acostumbrados a ver. A mi particularmente me encanta.


Lavandula pinnata

De ésta última, la Lavandula pinnata además de su floración
 yo destacaría sus hojas, mucho más anchas y lobuladas 
que las de las otras lavandas.
Es endémica de las Islas Canarias.

Las Stoechas son una buena opción
para el jardín por su floración temprana y prolongada
además, hay otra razón que para mi es igual de
atractiva, que atraen tanto abejas como mariposas y 
además de dar vida y embellecer el jardín
cumplen una labor importante
de polinización.


Las lavandas requieren dos podas anuales,
una y muy importante después de la floración,
es decir una poda que va a eliminar las partes
marchitas y regenerar un poco la planta en general
que en pocos días tendrá un aspecto estupendo.
Una segunda poda, después del invierno, o
lo que es lo mismo, en primavera, ahí se puede
ahondar un poco más y profundizar ligeramente
la poda para que la planta regenere en condiciones.

Si no hacemos eso, simplemente la planta seguirá su
curso natural y se volverá más leñosa perdiendo su forma.
....que desdeluego es otra opción!!

Espero que os haya gustado esta entrada !!

1 comentario:

  1. Hola Margó,
    Si que es interesante tu entrada, además presentas esa variedad de lavándula azul y blanca que aparte de no resultar común es preciosa. Me resulta muy útil la explicación que facilitas sobre la poda, pensaba que lo normal era podar una vez al año, me guiaré por tu experiencia y ahora que poco a poco estoy haciendo un sendero de lavandas y otras aromáticas, aplicaré. Te he comentado en otras ocasiones que me encanta tu blog, la sensibilidad, el buen gusto, estoy deseando ver cómo te resultó la "sebe" que has realizado no al estilo provenzal sino al de Asturias y Galicia que también se hacía en el rural, sólo que desafortunadamente se fué perdiendo por la despoblación y algo de desapego por la tradición, pero si se ahonda en la observación e investigación hay vestigios que lo denotan. Un saludo. Solin

    ResponderEliminar