Invierno


.....He reducido el mundo a mi jardín y ahora veo la inmensidad de todo lo que existe...........
José Ortega y Gasset

En el verano de 2005 empezamos a construir este jardín, con la intención de crear un espacio lleno de naturaleza donde sentirnos a gusto y compartir con los nuestros.

Este blog nace en 2010 con la misma intención, compartir el jardín y una afición que me apasiona. LLeva el nombre de mi madre porque fué la linda y hermosa flor que lo inspiró y porque siempre la llevo en mi corazón

sábado, 27 de abril de 2013

Alfred Carrière un magnífico rosal trepador refloreciente.



Ya os había contado que desde un 
principio cuando comencé con el jardín mi propósito
era poner un pórtico con un rosal blanco que accediera
aun no hace un año que dió su primera rosa.

Rosal"Alfred Carrière"

El elegido fué este trepador blanco y aromático
cuya floración comienza ahora y no parará hasta
bien pasado el verano, siempre que se le vayan 
quitando las rosas marchitas.


Está acompañado por dos Clematis, una de color
rosa y ahora en plena floración la Montana Sunrise,
 la otra de tono azul  y flor de tamaño grande
que pronto abrirá sus primeras flores, la William Kenneth.


Las flores del Alfred Carrière son de tamaño grande
y en sus primeros días tiene un ligero tono anacarado
en su interior que va desapareciendo para terminar
en un blanco puro. Tienen además un aroma
suave y delicado.

Clematis Montana "Sunrise"

Quiero dedicar esta entrada a Pep y Hawai de 
Dias de Rosas, gracias a quienes este rosal luce hoy
en nuestro jardín, ya que me aconsejaron muy 
acertadamente en la elección, por lo que cada vez
que salen sus primeras rosas, siempre pienso en ellos.
Me gusta que las  plantas tengan relacion
con las personas por una u otra razón, para mi eso 
también va conformando el jardín.

Los trepadores reflorecientes, como es el caso
de este rosal, se podan finalizado el invierno
dejando de tres a cinco ramas principales largas
de las cuales salen las ramas secundarias que
son el objetivo de nuestra poda, y que cortamos
a unos 15 o 20 cm de su base (es decir de su unión
a la rama principal)

 Esto es importante si queremos obtener
una floración abundante ya que las rosas saldrán
de las ramas nacidas este año.

Por otro lado un buen abonado a base de
compost en febrero o comienzos de primavera
lo fortalece y lo nutre para un mejor desarrollo.



3 comentarios:

  1. Te ha quedado precioso Margó y si además es perfumado!!! Una pasada... Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es una maravilla poder disfrutar de este rosal trepador.
    Has comentado algo que a mi también me pasa, que algunas plantas me recuerdan a alguien en especial, por un motivo u otro y es muy bonito que sea así, hace que todo adquiera un sentido.
    Enhorabuena por la buena elección y por haber cuidado tan bien a este rosal.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Margó, me gustaría que me comentaras tu experiencia con la clematis montana y si crees que es apropiada para mi clima, que es mediterráneo.
    Gracias!

    ResponderEliminar